Se ha producido un error en este gadget.

martes, 1 de abril de 2008

LOS NUEVOS PROFESIONALES


EMPRENDEDORES
LOS NUEVOS PROFESIONALES DEL "NETWORK MARKETING"

El fascinante mundo
de los negocios "llave en mano"
Por Esteban Owen


Recuerdo algunos años atrás, cuando trabajaba en una importante compañía de seguros en Buenos Aires, una charla distendida y relajada con mi jefa inmediata, la Gerente de Comunicación e Imagen, y nuestro jefe común, el Director de Marketing. Eran más de las ocho de la noche y habíamos terminado el trabajo para el cual nos habíamos quedado hasta esa hora. “Prepárense para ser independientes”, nos dijo el Director de Marketing.



Se refería a la dificultad para volver a encontrar un trabajo digno si uno es despedido de la organización después de los 40. De los tres, la única que sigue siendo empleada actualmente es mi entonces jefa directa. El entonces Director de Marketing y yo mismo ya pasamos, efectivamente, la barrera de los 40. Ambos somos ahora emprendedores independientes. ¿Le resulta familiar el relato?

No le estaré diciendo nada novedoso si le digo que el trabajo, tal como lo pensamos en su forma tradicional, está cambiando radical y aceleradamente.

La expresión “trabajar desde casa” ya no es futurología laboral. Es el presente. Y es un fenómeno que está creciendo. Si usted no entró ya en la ola, prepárese, porque la probabilidad de que lo haga, más temprano o más tarde, es alta. Si usted todavía no tomó las riendas de su futuro, hágalo ahora mismo. Insisto: ¡prepárese!

Y sobre todo, hágalo con entusiasmo, con optimismo, con convicción. ¡Anímese! ¿Le asusta? ¿Cree que eso no es para usted? ¿Se siente más seguro bajo las alas de su empleador? Créame: si usted piensa que está más seguro allí, se está engañando a sí mismo. Ya no hay lugar seguro y –valga la paradoja– lo más seguro es estar preparado para el cambio.

Yo mismo, aun como profesional independiente, sigo preparándome para un nuevo cambio. Para nuevos cambios, en plural.

Sin ir más lejos, hace unos días conversaba con mi hijo de 16 años, que está observando con atención y curiosidad un negocio al que ingresé hace poco, como Distribuidor de una reconocida empresa Multinivel, en la industria del bienestar. Un negocio que permite trabajar “desde casa” y a tiempo parcial, e ir desarrollando una organización que en un plazo relativamente breve (¿cinco o seis años es mucho tiempo?) me podría estar generando ingresos que difícilmente podría obtener mediante mis actividades actuales.

Mi hijo –que ya se está haciendo las preguntas habituales a esta edad relativas a su futuro laboral– me decía que lo que yo empecé a hacer ahora le parece una alternativa interesante también para él en un par de años. Yo le dije: “Me parece bien, pero no apuestes todas tus fichas a esto, siempre tienes que estar preparado para cambiar”.
Siempre hay que estar preparado para el cambio. Desarrolle una mente abierta, inquieta, inquisidora. No se quede quieto. ¡Anímese! ¡Atrévase!

Ni empleado ni empresario,
pero con una organización propia

Y hablando de negocios “Multinivel” (Marketing Multinivel o también llamado Network Marketing), es una opción que presenta muchas y muy interesantes ventajas y beneficios.

¡Alto! No estoy hablando de la multiplicidad de negocios “truchos” (como llamamos en Argentina a las propuestas y los productos que carecen de ética y seriedad, respaldo y respetabilidad). No estoy hablando de esas propuestas que inundan todos los días su casilla de e-mail, con productos espurios, pirámides de dinero o nubes de humo, cuyo único fin es vender algo que no tiene ningún valor, sólo para hacerle ganar dinero a personas que no sabemos ni quiénes son, ni en qué lugar del planeta se encuentran, y que no tienen ninguna presencia jurídica ni legal, y que un día desaparecerán tan fantasmagóricamente como aparecieron.



Estoy hablando de “negocios”, de trabajo serio, de lo que algunos llaman los “nuevos profesionales”. Estoy hablando de empresas con presencia real, legalmente constituidas, con oficinas comerciales reales, con trayectoria y reconocimiento internacionales. Y sobre todas las cosas, con productos o servicios reales y que tienen una utilidad real e indiscutible para las personas. Que tienen un valor de uso.
Ser Distribuidor de una organización que reúna estas características tiene, como le decía, ventajas y beneficios que pueden resultar muy seductores, y con un sustento y una justificación genuinos. Veamos algunos de ellos:

– Inversión inicial mínima. A diferencia del altísimo costo que requiere montar y desarrollar una empresa propia, ingresar como Distribuidor de una organización Multinivel requiere una inversión mínima, normalmente menos de un sueldo promedio.

– Riesgo mínimo. Quien inicia un negocio propio muchas veces pone en juego todo su capital. Muchas personas llegan a poner en juego su propio techo (y más, sus vínculos familiares) a través de una hipoteca de futuro incierto. No pocos han perdido todo en la aventura. Quien invierte para ingresar como Distribuidor de un negocio Multinivel, en el peor de los casos terminará consumiendo él mismo los productos que haya adquirido como parte del “kit inicial”.

– Marca, producto, organización. ¿Cuánto cuesta, en términos de dinero, tiempo y esfuerzo, desarrollar una marca? ¿Tiene usted un producto o un servicio para ofrecer a un mercado potencial? ¿Tiene las habilidades, los conocimientos y el talento para desarrollar una organización, una empresa? Como Distribuidor de una empresa Multinivel, todo eso ya está incluido en el “kit inicial” que usted adquiere. Y ya está funcionando para usted. Ni siquiera deberá preocuparse por la contabilidad de la empresa, por la logística, por la contratación de empleados, por las cuestiones legales.


– Sin jefes ni horarios. O como se dice habitualmente, usted es su propio jefe. Usted no tendrá que sufrir más el carácter cambiante (en el mejor de los casos) de un jefe que tiene que dar cuenta a sus propios superiores de los objetivos a cumplir. Ni órdenes incongruentes o “estúpidas”. Ni pedir permiso para llegar más tarde o para retirarse más temprano, ni dar explicaciones de por qué ayer no fue a trabajar. Suena bonito y, lo mejor de todo: lo es. Usted maneja su propia agenda. Claro que eso también conlleva un gran sentido de la responsabilidad y una cuota no pequeña de disciplina. ¿La tiene usted? Sino, comience ya mismo a desarrollarla. Le será muy necesaria.

– Sin límites de ingresos. ¿Tiene un techo al que puede aspirar como empleado en la empresa en la que está trabajando actualmente? En una organización Multinivel, habitualmente no hay límites. Todo depende de usted. Puede empezar ganando un monto pequeño, pero si se esmera y pone entusiasmo, esfuerzo y perseverancia, puede llegar a tener ingresos realmente impensados. O puede conformarse con el ingreso que usted se proponga. Pero los límites se los pone usted mismo. (Una advertencia: si alguien le promete ganar mucho dinero en poco tiempo, huya. Es mentira, o prácticamente imposible, a menos que usted sea un talento extraordinario. Ganar mucho dinero en una empresa seria lleva tiempo. Quienes lo logran, habitualmente lo hacen en no menos de cinco o seis años, como mínimo.)

– Capacitación y entrenamiento. En una empresa tradicional, es difícil encontrar un colega o un superior que esté dispuesto a enseñarle de buena gana lo que él sabe para que usted pueda hacer lo mismo. Imperan la rivalidad, los celos, las envidias. En una organización Multinivel, usted se sorprenderá del esfuerzo que otros (sobre todo su Patrocinador) harán para que usted aprenda y triunfe lo más rápido posible. Es que cuanto mejor le vaya a usted, más dinero ganarán quienes estén en su “línea ascendente”, su Patrocinador, el Patrocinador de su Patrocinador, y así siguiendo. Ellos estarán tan interesados como usted en que usted ascienda en la escala. Y usted pronto aprenderá que usted querrá lo mismo de los Distribuidores que usted haya patrocinado, y se esforzará por compartir con ellos sus conocimientos y su experiencia.


¿Un salvavidas para fracasados? Ahá…

¿Todo esto le suena demasiado “paradisíaco”? Si es tan maravilloso, ¿por qué tan poca gente se involucra en negocios de este tipo? ¿Los vendedores y las vendedoras de Avon, Mary Kay y Tuper Ware son “fracasados” que intentan sobrevivir en un escenario marginal? Estas y otras preguntas pueden tener, y seguramente tienen, su fundamento. Pero, ¿acaso las empresas tradicionales no están también llenas de fracasados y mediocres? En todo caso, le propongo considerar que en todas las ramas de actividad, en todos los rubros, en todo tipo de organizaciones, hay muchos mediocres y fracasados, y pocos triunfadores y exitosos.

La pregunta es: ¿qué quiere usted para sí mismo? ¿Le sienta bien la idea de pasar toda su vida ocho, nueve, diez horas por día, de lunes a viernes (o tal vez hasta los fines de semana) como empleado de una empresa? ¿Se siente a gusto haciendo lo que otro le dice que tiene que hacer? ¿No toleraría tener que organizar su propia agenda, planificar sus actividades y desarrollar su propia organización? Entonces quédese allí. Pero hágase un favor: hágalo con ganas, con entusiasmo, con pasión, no sea quejoso ni ande lamentándose y hablando mal de otros a sus espaldas. Hágase su propio plan de carrera como empleado. Y no se detenga ante los obstáculos. Sea un triunfador.

La buena noticia es que para iniciar una actividad como Distribuidor Multinivel, o como un Network Marketer, usted no necesita dejar lo que está haciendo actualmente. Puede hacerlo a tiempo parcial, comenzar ganando un dinero extra, y si le va bien, con el tiempo podrá evaluar y tomar las decisiones que le parezcan más adecuadas. Con tranquilidad. Sin apresuramientos. Sin presiones. Nadie podrá obligarlo a hacer nada que usted no quiera.

Muchas personas dicen: “Eso no es para mí, yo no sirvo como vendedor”. Se sorprendería de ver la cantidad de personas que decían exactamente eso, y hoy son exitosos Distribuidores de las más variadas organizaciones de Network Marketing. Literalmente millones de personas alrededor del mundo.



A muchas personas, involucrarse en un negocio en el mundo del Network Marketing les ayudó a desarrollar talentos, capacidades y habilidades que nunca antes habían siquiera imaginado que podían tener. No sólo habilidades y talentos “comerciales”, pero también competencias sociales, de relacionamiento. Muchas personas han vencido prejuicios y temores, y han desarrollado un talento para vincularse con otras personas, una habilidad para la empatía, e incluso para la amistad. Muchos han descubierto y desarrollado talentos de liderazgo sorprendentes. A muchas personas el Network Marketing las ha ayudado a ser “mejores personas”.

--------------------------------------------------------------------------------

Esteban Owen es Director de Ser Humano y Trabajo, experto en el desarrollo de comunidades virtuales y planificación e implementación de estrategias para Internet.